sábado, 7 de noviembre de 2015

Cuando cae la noche



¡Hola amigos! 



Estos días en los que la lluvia y la escasez de luz hacen más complicado encontrar cosas, he decidido salir al atardecer y buscar otro tipo de fauna que se mueva por la noche, y algo he podido ver.

En el cauce de un pequeño arroyo que corre por un molino abandonado del pueblo se suelen ver anfibos. Entre los más abundantes, salen al camino colindante los tritones jaspeados:


Tritón jaspeado

Tritón jaspeado

Tritón jaspeado

Pero para mi sorpresa, también me encontré con otro anfibio que no había visto nunca y resulta ser un gallipato. Este tritón es un endemismo de nuestra península y de la costa marroquí, y por el Norte no es tan abundnte:


Gallipato

Este anfibio, junto con el rabilargo y el chotacabras cuellirrojo, son especies que al parecer tienen en el valle del Arlanza el límite más norteño que alcanzan.

Otro anfibio que he visto es el sapo corredor, más abundante en general.


Sapo corredor

El jueves, que es cuando estuve fotografiando los anfibios, pude ver también unos cuantos mamíferos nocturnos del tirón, por una carretera haciendo tiempo para que salieran más anfibios:

Gineta 1
Jabalí 4
Corzo 3
Zorro 1

Y mi padre vio 1 tejón no muy lejos, casi nada.

Pero lo que más me ha emocionado de lo que he visto esta semana ha sido lo que ha pasado esta misma tarde, en una vuelta que he dado por el valle del Arlanza con Fernando Román.

Nada más salir del pueblo, 1 ardilla correteaba entre unos chopos sobre otro arroyo.

Y antes de que se metiera el Sol, hemos podido ver en un recóndito y secreto enclave al Gran Duque, al búho real. Un vuelo silencioso desde una atalaya hasta el corazón del vallejo, perdiéndose entre las sombras, eso es lo que se me ha quedado grabado. Esperando a que oscureciera, hemos dado una vuelta por el entorno y una hembra de halcón peregrino ha fallado un lance de caza ante nosotros y se ha marchado. Al volver, hemos intentado escuchar al búho pero no ha querido cantarnos nada.

En fin, una experiencia increíble. La primera vez que veo a este súper depredador y desde luego no se me va a olvidar nunca.

La Naturaleza no se para cuando oscurece, hay mucho más movimiento del que parece.

Para acabar, un bando de 30 grullas migraba ayer hacia el SO por el pueblo.


Espero que os haya gustado la entrada.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


6 comentarios :

  1. Muy bonitas. Yo estaré esperando a esas grullas, que ya tenemos muchísimas por aquí. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Teresa, a disfrutar de esas damas grises.

      Salu2!

      Eliminar
  2. Ya sabes que a mí estas cosas es que me encantan.
    ¿De qué me sonará ese gallipato? Jejeje. Enhorabuena otra vez por la nueva especie bauta.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Linse,

      por algo se ponen los apodos, no se te escapa uno jeje. A mí me sacas de la ranita de San Antonio y ya no sé si es un tritón, un gallipato, una culebra o un lagarto jajaja.

      Salu2!

      Eliminar
  3. Impresionante la serie de anfibios. No todo van a ser plumas. Genial fenómeno. A seguir amigo. Un fortisimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jero, hay que adaptarse al tiempo del que uno dispone. ¡Seguimos!

      Un abrazo maestro.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...