viernes, 24 de noviembre de 2023

Hay dos sin tres

 

¡Hola amigos!


Esta mañana he estado por la imponente Peña Carazo. Es la salida anual que mås esfuerzo físico me conlleva ya que el desnivel acumulado es bastante alto, y no voy ligero de peso precisamente.

Comienzo la subida desde el pueblo de Carazo, y por lo campos de alrededor, un corzo y un zorro.

Una vez llego a la base de la montaña, reyezuelos listados, mitos y zorzales, son bastante abundantes. Entre los zorzales, una veintena de zorzales alirrojos. E inmediatamente unos metros por encima, 3 mirlos capiblancos cruzan el sendero de un lado a otro, con su caracterĂ­stico reclamo. 

Una vez salgo ya de entre los Ășltimos enebros, el tramo mĂĄs empinado es un canchal de piedras sin arbolado, con algĂșn tramo en el que hay que subir literalmente por un arroyo. Suena muy complicado pero son sĂłlo unos metros y casi no baja agua. 

En estas, una vĂ­bora hocicuda muerta, o mejor dicho, matada, en mitad del sendero...

Una vez arriba, los buitres leonados sobrevuelan la montaña, y otros permanecen posados en el farallón norte. Entre los que sobrevuelan, un buitre negro.


Buitre leonado



Buitre leonado



Buitre negro

Girando ya para prospectar la inestable ladera sur, detecto otros dos mirlos capiblancos en el farallón, donde veo también un acentor alpino, los dos fieles compañeros de montaña del treparriscos.


Mirlo capiblanco



Acentor alpino

Pero adivinad quĂ©, ni rastro del trepa... Aunque hoy era de prever, pues este enclave no era tan fiable como los de los dos Ășltimos dĂ­as.

Llego hasta el collado de "La Rasa" y desciendo como puedo hasta un bonito sendero que me lleva de vuelta a Carazo. Por esta senda cubierta de robles, multitud de pajarillos aparecen a cada paso. MĂĄs reyezuelos listados, algĂșn que otro zorzal, un par de herrerillos capuchinos...

En total, 31 especies (ver lista) y una buena mañana de montaña, sin el premio final. 

Y como dato fenolĂłgico, comentar que el dĂ­a 13 de Noviembre fue el Ășltimo dĂ­a que vi a los vencejos reales por Quintanilla. No sĂ© si a causa del viento sur, pero se han demorado en migrar tanto, que esta es la fecha histĂłrica mĂĄs tardĂ­a para la provincia de Burgos.


Vencejo real


Espero que os haya gustado la entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!



martes, 14 de noviembre de 2023

Segunda apuesta fallida

 

¡Hola amigos!


La jornada de hoy discurre por las peñas de Quintanilla de las Viñas, por Peña Lara.

El invierno pasado sĂ­ que vi aquĂ­ al treparriscos, y es un lugar en el que recientemente se la ha visto, asĂ­ que esta es una de las apuestas de la temporada.

La mañana amanece oscura, con nubes bajas que rozan la cumbre de la peña y la envuelven en una neblina que, al menos, no cala. 

Subiendo, una perdiz me sale de entre las zarzas, donde se mueven varias currucas rabilargas, zorzales comunes y escribanos montesinos.


Escribano montesino

Una vez arriba, comienzan a desfilar las rapaces. 

Los buitres leonados, obviamente en superioridad numérica, son fijos, pero aparece un halcón peregrino muy activo ya que estå en "modo" caza. Les tira un par de lances a varios pajarillos en el aire, aunque fallando ambos. También le tira otro lance a un åguila real que estaba posada tranquilamente en el farallón, y que al hacerla levantar el vuelo, atrae la atención de dos cuervos que prosiguen con el acoso, aunque al final han tenido que huir ellos mismos.


HalcĂłn peregrino



Águila real



Águila real y cuervo

Unos minutos mĂĄs tarde, un gavilĂĄn sobrevuela por unos instantes el roquedo, pero pronto se aleja perdiendo altura.


GavilĂĄn

En las paredes de la peña, una pareja de cernícalos vulgares. Vuelan, se ciernen, se posan, se alejan... No sé si estån de caza ocasional o estån estableciendo aquí su zona de cría.



CernĂ­calo vulgar


CernĂ­calo vulgar


En la cueva mås grande de la peña, 5 palomas salen de la parte alta y se posan mås adelante. Como ya comenté en la salida de Peña Águila, no sé si podrían ser bravías puras o no.

Llega el momento de las chovas piquirrojas, que han tardado en aparecer en escena, pero lo hacen en buen nĂșmero, unas 65.


Chova piquirroja

Antes de descender ya para el pueblo, subo a la cima, donde habĂ­a otras 4 perdices, y desde donde veo un bando de unas 25 palomas torcaces volando hacia el suroeste.

Destacar también un nido de golondrina dåurcia en la bóveda de una de las cuevas, y 3 corzos.

Al final, 33 especies observadas (ver lista) y bastante entretenimiento con las rapaces, pero segundo fallo con el treparriscos, y eso que estaba viniendo a donde tuve Ă©xito el invierno pasado. En fin.

Espero que os haya gustado la entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!