martes, 26 de diciembre de 2023

Salida a las lagunas de Boada y La Nava (VI)

 

¡Hola amigos!


Esta mañana he visitado junto con mi hermano DarĂ­o, la laguna de La Nava por sexta vez. 

Se ha convertido ya en algo tradicional. Como tradicional es que casi siempre haya niebla, y esta vez no iba a ser diferente.

Como la previsiĂłn decĂ­a que hasta mediodĂ­a no iba a levantar, decidimos acercarnos a la laguna de Boada, donde no habĂ­amos estado nunca. 

Al llegar, la niebla seguĂ­a siendo igual de espesa, y la escarcha era aĂșn palpable asĂ­ que nos metemos al observatorio. Observar, lo que se dice observar, no observamos mucho pues, entre que estĂĄ alejado de la lĂĄmina de agua, y la niebla no levantaba...

Una garza real y un cernĂ­calo vulgar sĂ­ se movieron "cerca" del observatorio, y fue lo Ășnico que vimos durante la primera hora. Cuando al fin empieza a disiparse tĂ­midamente la niebla, podemos distinguir varias especies de anĂĄtidas en el agua, como tarros blancos (26) y azulones. A lo lejos, unos 300 ĂĄnsares pastaban sin hacer demasiado ruido. Por allĂ­, un bando de unas 40 avefrĂ­as con 5 chorlitos dorados llega para posarse. Destacar por Ășltimo, otro bando de 18 correlimos comunes que pega una pasada delante del observatorio en direcciĂłn a los ĂĄnsares.

Las fotos fueron mĂĄs para poder identificar a las especies que otra cosa, porque las condiciones eran miserables.

Por aquĂ­ la lista de especies que pudimos sacar de allĂ­.

Ya en la laguna de La Nava, la niebla aĂșn no se habĂ­a ido del todo, por lo que no vemos gran cosa los primeros minutos. DĂ­as atrĂĄs se habĂ­an visto bĂșhos campestres, pero hoy iba a ser mĂĄs complicado.

Cerca del observatorio de "La Colada", van apareciendo algunas especies. Un bisbita alpino se mueve justo por debajo, y un tarro blanco tambiĂ©n se deja ver, aunque bastante mĂĄs alejado.


Bisbita alpino



Tarro blanco

Nos trasladamos al observatorio de "Mar de Campos", y desde aquĂ­ damos al fin con los ĂĄnsares, desaparecidos durante la mitad de la jornada.

Calculamos unos 800.


Ánsares comunes

Entre ellos, identificamos a 22 barnaclas cariblancas, y a 7 ĂĄnsares indios, al parecer, hibridados con barnaclas.


Barnaclas cariblancas

Las distancias y la luz son horrendas, asĂ­ que cambiamos las fotos por la observaciĂłn. AsĂ­, metemos las manos a los bolsillos un rato, porque hace un frĂ­o del carajo.

Delante del observatorio, un aguilucho lagunero se posa en lo alto de unas ramas, mirando hacia abajo pues algo habĂ­a allĂ­ que movĂ­a bruscamente la vegetaciĂłn. ¿AlgĂșn jabalĂ­ quizĂĄs?


Aguilucho lagunero

Pasa el tiempo y la poca luz va a menos.

Con el atardecer, llega algo mĂĄs de movimiento. En primer lugar, 3 agachadizas comunes nos sobrevuelan una detrĂĄs de otra en direcciĂłn a Fuentes. Una pareja de grullas se posa en el centro de la laguna, y un gran bando de estorninos (unos 600) llega al dormidero.

Por Ășltimo, dejo esta foto de un mochuelo que vimos entre el pueblo y este observatorio despuĂ©s de comer.


Mochuelo europeo

Y hasta aquí la visita de este año a tierras palentinas, marcada por la niebla y la tardía detección de los ånsares, parecía que los habían borrado del mapa por la mañana.

Dejo por aquĂ­ la lista de aves de La Nava.

Espero que os haya gustado la entada, la Ășltima del año.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!



lunes, 18 de diciembre de 2023

Esta vez saliĂł cruz


¡Hola amigos!


El día de hoy amanece sin rastro de nubes, y como el viernes pude ver al treparriscos, he decidido volver a la Peña Valdosa.

Antes de abandonar las calles del pueblo, veo un trepador azul en lo alto de una ruinosa chimenea, y vuela hacia los pinos del cementerio.


Trepador azul


Comenzando ya la caminata, 3 corzos cerca del pueblo comiendo tranquilamente, mientras otros 3 arrendajos, montan su caracterĂ­stica escandalera cuando me ven aparecer.

Un bando de unos 40 jilgueros, se alimenta en unos pequeños cardos cerca de donde estaban los corzos. MĂĄs adelante, aparece algĂșn carbonero comĂșn y varios zorzales charlos.

Ya arriba, comienzo a prospectar el farallĂłn, y salen de la pared 4 palomas zuritas. Al poco, aparecen las dos especies ligadas al trepa, el mirlo capiblanco y el acentor alpino.


Mirlo capiblanco


Esta vez, los capiblancos fueron 2 ejemplares.

Pero el espectĂĄculo lo ofrecieron los acentores alpinos. Nada mĂĄs y nada menos que 19 individuos, avanzaban lentamente entre la ladera y el farallĂłn, rebuscando alimento en cada recoveco por el que pasaban. Para mi sorpresa, esta vez no se asustaban demasiado de mĂ­, y los tuve bastante cerca.


Acentor alpino



Acentor alpino



Acentores alpinos



Acentor alpino



Acentor alpino



Acentor alpino

Estuve prospectando el resto de la montaña sin rastro alguno del trepa.

Ya de vuelta, un par de pitos reales juntos en un manzano, y algĂșn herrerillo capuchino saliendo del pinar.


Herrerillo capuchino

Y hasta aquí la entrada de hoy. El treparriscos no ha querido aparecer, pero al menos he visto a sus dos compañeros de montaña, y a los acentores les he podido hacer buenas fotos.

Dejo por aquĂ­ la lista completa.

Espero que os haya gustado le entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!


 

viernes, 15 de diciembre de 2023

Cuando peor pintaba la cosa

 

¡Hola amigos!


Comienza el mes de Diciembre y subo por primera vez este invierno a la Peña Valdosa, enclave que quiero trabajar un poco mås intensamente esta temporada, por los avistamientos y el paisaje.

Por el tramo que hay desde Tejada hasta el comienzo de la subida, veo un bando de jilgueros comiendo en una tierra, mientras oigo a un arrendajo y a algĂșn zorzal charlo.

Ya desde aquí puedo apreciar que la parte alta de la peña no se ve, pues estå metida en una esponjosa línea de nubes bajas. La predicción del tiempo decía que iba a levantar pronto, así que me tomo la subida con mås calma de lo habitual. Un par de herrerillos capuchinos y mås zorzales charlos, se encuentran en la base de la peña.

El tiempo no mejora y pasan los minutos. Yo sigo refugiado en el pinar, en las faldas de la montaña, pero como la ventisca deja libre la primera parte del farallón, decido ir subiendo y comer algo mientras espero a que amaine.

La mañana pasa, pero la ventisca no. Esta ventisca, a diferencia de la que habĂ­a semanas atrĂĄs en Peña Lara, moja. En mi pequeño refugio en una oquedad del farallĂłn, veo pasar la inconfundible silueta del ĂĄguila real, luchando claramente por avanzar en contra de los elementos, y bastante cerca de mĂ­. ¿Pero dĂłnde narices irĂĄ? A su paso, 3 palomas se espantan y salen de la pared, sin poder yo identificarlas.

Ya con mĂĄs de la mitad de la mañana gastada, la "autovĂ­a" de nubes parece haber pasado, pues se abren grandes claros y sale el Sol, aunque el horizonte no tiene buena pinta. Aprovecho pues, para avanzar un poco e intentar escudriñar algo mĂĄs de pared. El viento sigue siendo muy fuerte, y las nubes vuelven a acercarse. 

AlgĂșn buitre leonado y una pareja de cuervos, ponen algo de vida en el amenazante paisaje.

Cuando ya me volvía para evitar que me "atropellara" de nuevo la ventisca que regresaba, lo vi. Salió de la pared, cerca de donde yo estaba, y voló hacia atrås, hacia donde había estado esperando antes, digamos que se dejó llevar por el viento. Fue un doble alivio, pues por fin veía al amigo treparriscos este año, y voló hacia la zona de farallón protegida, por mi "camino" de vuelta.

La ventisca empezaba a dejarse sentir de nuevo, pero si "corría" a refugiarme, podía espantar al trepa y quedarme sin ni siquiera una foto testimonial. Unos minutos después, lo relocalizo, y le hago una foto antes de que siguiera avanzando hasta donde el farallón se funde con la ladera.


Treparriscos

Es curioso pues finalmente hizo un vuelo horizontal alejĂĄndose de la pared, y descendiendo a una zona de "repisas" ladera abajo, donde ya lo perdĂ­ de vista definitivamente.

Descendiendo ya por el monte y con el cielo azul, vuelvo a ver al åguila real bastante lejos, haciendo vuelos territoriales, subiendo y bajando en picado, en dirección a las montañas del sur.

Una mañana con un tiempo realmente adverso, pero con la fortuna de mi lado. Quiero volver en cuanto pueda, pues la observación de hoy, me certifica que este es el sitio.

Espero que os haya gustado la entrada, aunque con mucho texto y pocas fotos.



¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!