miércoles, 14 de febrero de 2024

San Carlos y el tiempo

 

¡Hola amigos!


El calendario me marcaba hoy la subida a la peña San Carlos, desde Ahedo.

La mañana amanecĂ­a despejada, al menos por Quintanilla, pero pasando Covarrubias, la niebla empieza a aparecer. Mala señal, muy mala. 

En efecto, al llegar a Barbadillo, en el paisaje no estaban ni Peña Carazo ni San Carlos, ambos envueltos en las tinieblas.

Tras unos minutos de indecisiĂłn, pues me planteaba ir hasta la presa de "Los Vados" donde quizĂĄs no habrĂ­a niebla, me decido por comenzar a subir, ya que perderĂ­a aĂșn mĂĄs tiempo yendo a la presa y la ausencia de niebla allĂ­ tampoco estaba garantizada.

Durante la ascensión, la persistente niebla me niega unas bonitas vistas del entorno y del paisaje, y sólo me llega el reclamo de un halcón peregrino desde la pared norte de la peña Carazo.

La otra vez que estuve también me sorprendió la climatología, no la que había, sino la que había habido, y es que la montaña estaba cubierta de nieve.

Pasan los minutos y sigo ascendiendo sin visibilidad. Y llego a cruzar entre los dos fenĂłmenos, la niebla y las nubes bajas. Y es algo flipante, pues se ve como una especie de "sĂĄndwich"; por debajo niebla, por encima nubes bajas, y en el medio ves el paisaje al fondo.

Unos metros mĂĄs arriba, oigo a un bando de gaviotas pasar por encima, sin verlas, claro. Seguramente serĂ­an gaviotas sombrĂ­as migrando al norte.

Un rato después, la capa gris empieza a deshacerse por momentos, y alguna mancha de cielo azul aparece, pero pronto vuelve a taparse.

En estas, un bando de unos 40 pardillos se movĂ­a entre las zarzas de la ladera, junto con una perdiz, que me dio el susto de la jornada al salir volando.

Justo antes de llegar al collado de "La Rasa", bajo un enebro, 7 mirlos capiblancos se alimentaban en su base, y salen volando a mi llegada. Por fin sale el Sol.


Mirlos capiblancos


En la ladera sur sĂ­ que los habĂ­a visto antes, pero en esta norte no. Salen volando tan rĂĄpido que sĂłlo puedo hacerles unas fotos de lejos. 

Las alondras totovĂ­as aquĂ­ ya cantan, y hay unas cuantas.

Arriba, los buitres leonados siguen preparando nidos. No sé si van con retraso aquí o son arreglos que hacen ya durante la incubación.


Buitre leonado



Buitre leonado



Buitre leonado



Buitre leonado



Buitre leonado



Buitre leonado



Buitres leonados

Volviendo ya por el collado para iniciar la bajada a Ahedo, llega desde la peña Carazo un bando de 25 chovas piquirrojas.

A diferencia del otro día en Peña Lara, hoy no hubo acentores alpinos y sí mirlos capiblancos.

Una jornada mĂĄs en la que el San Carlos no lo pone fĂĄcil, pero te carga las pilas a tope.

Por aquĂ­ la lista completa de aves.

Espero que os haya gustado la entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!



lunes, 5 de febrero de 2024

Por los riscos de Lara


¡Hola amigos!


Segunda prospección de montaña del año, y esta mañana he estado en Peña Lara.

Por la subida ya se empieza a ver bastante movimiento de pajarillos. Mitos y carboneros comunes son los primeros en aparecer, aunque los dueños de la ladera son las currucas rabilargas, ya que este es su håbitat. Con ellas, un escribano montesino.


Mito



Carbonero comĂșn



Carbonero comĂșn



Curruca rabilarga



Curruca rabilarga



Escribano montesino

Antes de llegar arriba, una perdiz cantando, un zorzal charlo y un pito real.

Una vez arriba ya, observo un roquero solitario efectuando algĂșn reclamo, y varios aviones roqueros de un lado para otro.


Roquero solitario



AviĂłn roquero

Unos minutos después, un bando de chovas piquirrojas llega desde la zona del castillo, algunas bajan a la ladera a comer pero otras se posan en la peña.


Chovas piquirrojas

Estas son las que verdaderamente ponen el punto de misticismo a la montaña con sus característicos reclamos.

Los buitres leonados, enfrascados en sus labores de crianza, también se mueven en alguna térmica, junto con 2 buitres negros en una ocasión.


Buitre leonado

Decido asomarme a la ladera norte tras escudriñar la sur, y doy con un grupito de acentores alpinos, que se movían por una de sus repisas.


Acentores alpinos

Aquí en Peña Lara sí que se suelen ver los acentores, pero los mirlos capiblancos no, o al menos no por mi parte.

Después de almorzar un poco en la cima al sol, aparece un halcón peregrino, sobrevolando este lado mås oriental de la peña.


HalcĂłn peregrino

La verdad es que, con depredadores habituales como este, no sé cómo se atreven las palomas a vivir aquí pudiendo criar abajo en el pueblo. Las bravías domésticas estån casi siempre en el farallón.

Y por si tuvieran poco con el peregrino, tambiĂ©n aparecen 2 ĂĄguilas reales a Ășltima hora, volando por separado.


Águila real


La verdad es que venir a Quintanilla de las Viñas siempre es un acierto, aunque te vayas sin ver al treparriscos. El entorno sobrecoge al espectador.

Por aquĂ­ la lista completa de especies del dĂ­a.

Espero que os haya gustado la entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!