lunes, 22 de mayo de 2023

Sube y baja por Las Mamblas


¡Hola amigos!


Esta mañana he estado por Las Mamblas, con bastante viento a primera hora mientras subía al "Castillejo".

 Por la zona mĂĄs baja, la del sabinar, carboneros garrapinos y reyezuelos listados, son los que me dan la bienvenida con sus cantos.

En el tramo intermedio, donde empieza el pinar, un par de arrendajos dan la voz de alarma y hacen callar incluso a los escribanos trigueros, que canturreaban tan tranquilos hasta entonces. Aquí, los carboneros garrapinos se movían de pino en pino. Oigo cantar también a una perdiz, varios mosquiteros papialbos y una oropéndola.

Una vez en la cima del "Castillejo", 3 aviones roqueros sobrevuelan este pico, debajo de una pareja de vencejos comunes que volaban mĂĄs altos.

Me dirijo despuĂ©s de unos minutos a "La Muela", pasando por la ermita de Nuestra Señora de Mamblas, donde almuerzo un poco. Una vez arriba, una pareja de cernĂ­calos vulgares acosa a un ĂĄguila calzada que pasaba por allĂ­, en un claro acto de defensa territorial. 

Desde aquí, un escribano montesino cantaba también al borde del pequeño farallón.


Escribano montesino

Sobrevuelan varios buitres leonados esta otra montaña, acompañados de 2 buitres negros.

Llegando de vuelta a la ermita, un solitario macho de alcaudĂłn dorsirrojo, otea "perchado" su territorio, mientras de fondo se escuchaba cantar al cuco.


AlcaudĂłn dorsirrojo

Y ya pråcticamente al final, varias currucas carrasqueñas se muestran alteradas entre los enebros, y es que debían tener el nido por allí, pues una de ellas llevaba alimento en el pico e intentaba acceder a la ceba, pero no se fiaba de mi presencia.

Y hasta aquí la vuelta por Covarrubias. No he podido conseguir casi fotos, y es que las aves grandes han pasado muy lejos y las abundantes, pequeñas y escondidas.

Aun asĂ­, aquĂ­ dejo la lista total de especies, 43.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!



martes, 16 de mayo de 2023

Festival limĂ­cola por Montuenga

 

¡Hola amigos!


Esta mañana me he acercado a las charcas temporales que hay en Montuenga, junto a una granja, y he podido ver varias especies de limícolas que no había visto nunca.

Sin duda alguna, el mås abundante del lugar ha sido el chorlitejo grande, pues habré calculado que habría unos 110 repartidos por las graveras y piscinas de purines.


Chorlitejos grandes



Chorlitejo grande

Entre ellos, y como unas gigantes patilargas, una veintena de cigĂŒeñuelas parecen tener aquĂ­ su zona de crĂ­a, pues observo alguna echada y alguna cĂłpula.


CigĂŒeñuela entre chorlitejos grandes



CigĂŒeñuelas

El resto de limĂ­colas, casi todos desconocidos para mĂ­. He tenido que preguntar  y mandar fotos para identificarlos, pues no controlo mucho de "limis":

andarrĂ­os grandes, 14 archibebes comunes, 6 archibebes claros, un chorlito gris, un correlimos menudo, 2 correlimos tridĂĄctilos y 4 correlimos comunes.


Chorlito gris



Chorlito gris



Correlimos comĂșn (arriba)



Correlimos menudo (arriba)



Correlimos tridĂĄctilo



Correlimos tridĂĄctilo

En la zona vallada, un mochuelo compartía edificio con 22 gorriones molineros en una torre de alpacas. También, unos 85 buitres leonados, unos 25 cuervos y 6 alimoches.


Alimoche

Lo Ășltimo a destacar aquĂ­, un abejero sobrevolando alto.

De regreso, me acerco a echar un vistazo a la balsa de riego de TordĂłmar, donde sĂłlo habĂ­a 3 andarrĂ­os chicos. Y en la ribera del rĂ­o, un par de carriceros comunes se decĂ­an de todo a voz en grito.


Carricero comĂșn



Carricero comĂșn



Carricero comĂșn

Por aquĂ­ os dejo la lista completa de especies de Montuenga. Y por aquĂ­, la de TordĂłmar.

Espero que os haya gustado la entrada.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!



miércoles, 10 de mayo de 2023

La primavera monacal


¡Hola amigos!


Hoy he vuelto al entorno del monasterio de San Pedro de Arlanza, para ver cómo discurre la primavera por este rincón y cómo ha cambiado desde que estuve a finales del año pasado, en invierno.

Diría que sólo la abubilla ha estado ausente del coro de cantantes alados que podemos escuchar por estas fechas. Ruiseñores, oropéndolas, cucos y abejarucos, acompañaban a currucas, mosquiteros, reyezuelos, pinzones y demås artistas durante el continuo recital que he podido escuchar por todas partes.

AcercĂĄndome primero a echar un vistazo por el rĂ­o; un andarrĂ­os chico y varias lavanderas cascadeñas.


Lavandera cascadeña

Pero sin duda, los protagonistas aquí han sido los mirlos acuåticos, pues una pareja de jóvenes, ocupaban las rocas que medio año atrås ocupaban sus progenitores.


Mirlo acuĂĄtico



Mirlo acuĂĄtico



Mirlo acuĂĄtico

Desde lo alto de la ermita de San Pelayo, se puede obtener una buena vista panorĂĄmica de este legendario rincĂłn del valle. En lo alto, un halcĂłn peregrino vuela rĂ­o arriba, y casi al alcance de los dedos, una pareja de vencejos reales sobrevolaban las ruinas.


Vencejo real

Por supuesto, los aviones roqueros son aquí los dueños de estos roquedos, hasta 33 individuos. También, unos 15 vencejos comunes y otros 25 aviones comunes.

Una pareja de cernĂ­calos vulgares parece establecida por la zona.

Desde aquí arriba, oigo "relinchar" al pito real. Pasan los minutos, y por la "autovía" superior, un åguila culebrera y un alimoche después, desfilan sobre las ruinas.

2 corzos ladran entre los enebros y los ecos de las verticales de piedra.

39 especies y, un tercio de ellas, estivales.


Hasta aquĂ­ la entrada de hoy.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!


jueves, 4 de mayo de 2023

En un lugar del Arlanza...

 

¡Hola amigos!


Pues no, yo tampoco me quiero acordar de su nombre, para no dar pistas a quien pudiera utilizarlo de forma perjudicial para las aves.

Y es que durante la salida del dĂ­a de hoy, me he topado con dos nidos de dos rapaces, los cuales he respetado en todo momento; he mantenido la distancia, no me he dejado ver, y lĂłgicamente, no voy a decir dĂłnde estĂĄn.

SĂłlo dirĂ©, que no muy lejos de allĂ­, es fĂĄcil ver algĂșn corzo.

:)


Corzo

La variedad del valle del Arlanza ofrece esto, y en los 13 km que he hecho esta mañana, he pasado por el río, los campos de cereal, el roquedo, y el monte cerrado.

En una pequeña garganta por la que ascendĂ­a, es donde he podido ver los dos nidos. Estaban en la pared de enfrente, y como estĂĄ a unos 50 metros y estĂĄ llena de enebros, no he tenido problemas para camuflarme. 

El primero ha sido el nido del bĂșho real. Este nido ya lo conocĂ­a, pero hacĂ­a 8 años que no volvĂ­a. En aquella ocasiĂłn, fue un adulto el que se encontraba allĂ­. Hoy han sido dos pollos, que se movĂ­an de un lado a otro en su rendija.


BĂșhos reales

Un poco mĂĄs adelante, un buitre leonado montaba guardia delante de su nido, pues en Ă©l habĂ­a otro pollo echado.


Buitres leonados

Siguiendo con la ruta, han aparecido mĂĄs rapaces; 4 ĂĄguilas calzadas (3 claras y 1 oscura), 1 milano real, 1 milano negro, 1 aguilucho cenizo y 2 buitres negros.


Águila calzada



Buitre negro

Por la zona de monte, varias currucas carrasqueñas reclamaban su territorio.


Curruca carrasqueña

Y ya finalizando el recorrido, en otra zona con piedra metida en el monte, una hembra de roquero solitario se posa en una carrasca, y permanece inmĂłvil a mi paso.


Roquero solitario

Yo nunca había pasado por esa zona, y a partir de ahora no volveré a pasar porque seguramente estaría criando también por allí. Simplemente, salía ya del monte por ahí como podía haber salido por otro lado.

Añadir 1 andarríos chico por el río, y el canto de la oropéndola y de los abejarucos.

En total fueron hoy 53 especies, nada mal.


¡Un saludo a todos y hasta la prĂłxima!