jueves, 19 de octubre de 2017

La esperanza es un sapo




¡Hola amigos!



El árido suelo, que se ha asfixiado durante este largo verano, al fin recibe algo de agua, y hace rebrotar la vida de sus entrañas.

Dos días con una leve pero continua lluvia, y la bajada de las temperaturas, permite respirar a toda forma de vida que llevaba meses sin sentir el agua caer del cielo. Los primeros han sido 2 sapos, que necesitan de este clima para desarrollarse y que llevaban mucho tiempo sin activar su metabolismo bajo el humus que cubre su territorio:


Sapo corredor


Sapo de espuelas


Pero vamos antes con lo visto estos últimos días.

El día 11, un solitario buitre negro permanecía por los alrededores del muladar de Mecerreyes junto con algún que otro buitre leonado:


Buitre negro


No muy lejos del monje, este mochuelo oteaba en su tenada justo antes del atardecer:


Mochuelo


Los incendios, que también sufrieron estos montes en 2014, dejaron un paisaje totalmente cambiado; donde antes no penetraban los rayos de Sol rebotados por las grandes encinas, hoy sólo queda su recuerdo en forma de esqueletos...




Con el lejano ladrido de un corzo, la jornada va tornando hacia un nuevo amanecer que seguiría sin la mínima intención de cambio atmosférico, aunque algo se estaba cuajando en el Océano Atlántico (que a priori nada tendría que importar aquí) y pronto traería los ansiados cambios...




El día 13 fue un día para las mariposas, que apuraban para visitar las últimas plantas con flor antes de que esos cambios hiciesen aparición.


Piquitos castaña


Morena


Sofía


Maculada


Ajedrezada bigornia


Este pasado lunes por la tarde, altísima nos cruzó por el pueblo su majestad, el águila real (foto testimonial):


Águila real


Y por fin el martes, la cola de la tormenta tropical "Ofelia", que rozó las costas gallegas a principios de semana, llegaba en forma de borrasca trayendo las primeras precipitaciones que tanto esperábamos, y consigo, parece que se ha asentado el Otoño, con temperaturas aquí entre 6ºC Y 16ºC.

Ese primer día de lluvia, también trajo de vuelta a una visitante viajera que decidió pasar unas horas de descanso en una zona habitual para ella en su viaje postnupcial, el águila pescadora de Tordueles.  Las fotos no son las mejores, estaba lloviendo y no pude (ni supe) hacer más:


Águila pescadora


Águila pescadora


Y esta misma tarde, sin rastro ya de precipitaciones, he podido fotografiar a este busardo ratonero:


Busardo ratonero


Y para acabar, unos últimos apuntes:

El día 15 vi un visón americano correteando por la orilla del río, cerca ya de Tordueles.

Ayer, algunos carboneros garrapinos y currucas capirotadas cerca de las piscinas.

Y esta mañana, una hembra de azor intentando dar caza a alguna paloma también cerca de las piscinas, persiguiendo a un buen bando y tirando algún lance, aunque sin éxito final.




Bueno pues esto es todo por ahora, espero que os haya gustado.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...