miércoles, 30 de diciembre de 2015

Salida a Gallocanta




¡Hola amigos!


Ayer por la mañana, salimos de Quintanilla a eso de las 08:00h Lolo, Ángel y yo rumbo a tierras mañas para conocer la laguna de Gallocanta por nuestra cuenta y riesgo.

Por el camino, decidimos hacer un alto para ver el Monasterio de Piedra, un conjunto turístico de la localidad zaragozana de Nuévalos, "donde el agua marca el camino". Las cascadas, grutas y miradores están por todas partes:
















En este entorno natural (privado), también se puede disfrutar de la fauna, tanto de las exhibiciones de rapaces programadas, como de la propia fauna del parque. Los buitres leonados siempre te sobrevuelan, pero hay que prestar atención al entorno acuático. Descubrimos una gallineta escondida en una pequeña cueva a ras de agua, varias lavanderas cascadeñas y por primera vez, un mirlo acuático en el sombrío cauce de los arroyos, buceando y capturando su almuerzo:


Lavandera cascadeña


Mirlo acuático


Después de la visita al parque (que recomiendo a todo el mundo), llegamos a la laguna de Gallocanta con ganas de ver grullas, que se intuyen en la lejanía de la laguna.

Comemos dentro de uno de los 6 observatorios que hay, y después volvemos al pueblo para ver el centro de interpretación. Allí nos recomiendan que subamos al mirador de la ermita, donde tomamos una nueva perspectiva de la laguna:


Gallocanta, el pueblo y la laguna


Grullas

La mayoría de las grullas permanecían en la salina laguna, cuyas orillas adquieren un tono blanquecino que puede hacer dudar a alguno de si es un paisaje de nieve o de sal, mientras que otras pocas podían verse en las tierras de cultivo aún más lejos:


Grullas (joven y adultos)


Grullas (adultos y joven)


Grullas ¿en la nieve?


Grullas

Sin duda una jornada muy buena en la que conocimos dos lugares increíbles, y en la que nos reencontramos con las majestuosas damas grises cuyos ancestrales trompeteos (como diría Jero), nos trasladaron a rememorar otros inolvidables momentos en la Naturaleza.


Grullas


Limícolas, "patos", perdices, milanos reales y algún aguilucho pálido también merodeaban por allí.

Un día para recordar y para repetir. Cuando los viajes los haces en buena compañía, el resto sale sólo. Un placer descubrir estos míticos enclaves en vuestra compañía, así da gusto despedir el año.



Espero que os haya gustado la entrada.

¡Un saludo a todos, Feliz Navidad / Feliz año y hasta la próxima!


viernes, 11 de diciembre de 2015

Adviento, tiempo de espera




¡Hola amigos!



Lo poco que he podido salir al campo durante este mes de Diciembre os lo traigo hoy aquí. Primero, actualizar una cita del 27 de Noviembre de 2 bandos de grullas migrando, uno de 90 y otro de 9 ejemplares. Y ahora vamos con unas fotillos de esta semana.

Este lunes día 7 pude dar una vueltecilla y lo primero que pude ver, sobrevolando el pueblo, fue este halcón peregrino que cicleaba alejándose poco a poco:


Halcón peregrino


Me acerqué un rato al río, por donde pasaban cormoranes y azulones. Pero algo entre la vegetación me llamó la atención. ¡Eran 3 jabalíes! Una hembra adulta y 2 crías que cruzaron el río y se quedaron en un claro próximo:


Jabalí (hembra)


Estuve después viendo unos bandos de pardillos, gorriones molineros y pinzones vulgares cuando me sobrevoló esta garza real que se dirigía hacia el río:


Garza real

Y antes de entrar en el pueblo, veo que las palomas están alborotadas volando de un lado a otro. Entonces, buscando al causante del ajetreo, miro a mi derecha y veo a este azor persiguiendo a una paloma y ganándola terreno. Pero la paloma llega a las casas justo a tiempo y se mete por una callejuela por lo que el azor desiste y, haciendo una parábola, cambia de sentido y más calmado se dirige al pinar.


Azor


El lunes no dio para más. 
Pero ayer, me llamó mi padre porque había un gavilán dentro del gallinero y había matado una paloma. Entonces lo cogimos y lo liberamos ya que no podía salir, se había quedado enganchado de una pata en la malla.


Gavilán (hembra)

Y hoy mismo, he podido volver a dedicarle una sesión a los elanios y me he entretenido bastante.

Lo primero que he visto ha sido un zorro paseándose por allí tranquilamente e intentando cazar algún ratón, pero ha fallado el lance. Después, una hembra de aguilucho pálido sí que ha cazado uno, tirándose a tan sólo 3 metros de mi hide, increíble. Por los pinitos donde yo estaba, un par de currucas rabilargas se movían de un sitio a otro. Y también este machito de cernícalo vulgar se ha posado en una de sus atalayas, ya que también caza por allí:


Cernícalo vulgar (macho)


Y como decía en el título de la entrada, estamos tiempo de espera. Casi 2 meses preparando un sueño. Eran las 15:30h cuando sucedió. Lo vi venir directamente desde la otra punta del vallejo donde estaba cazando y sabía que venía al posadero:


Elanio azul

Sólo una foto, unas décimas de segundo, pero aquí está, con su ratón.

No tengo palabras para describir lo ocurrido. 

Quería compartirla con todos vosotros y agradecer a todos mis amigos y a toda la gente que me ha ayudado a conseguir este reto. Ya sé que los fondos o las luces no son para concurso, pero os aseguro que es la fotografía más importante que he hecho hasta hoy.

Y antes de despedirme, deciros que podéis pinchar aquí para elegir al ave del año 2016 de SEO-Birdlife que acaba de salir hace pocos días.



Espero que os haya gustado la entrada.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


jueves, 3 de diciembre de 2015

Más cerca




¡Hola amigos!



Hace mes y medio me propuse dedicar el siguiente trabajo a una pareja de elanios que tengo controlada desde hace tiempo pero a la que nunca me había decidido a preparar nada ya que eran muchos los impedimentos y pocas las posibilidades de éxito.

Conseguí permiso del dueño de una finca donde los había visto posados y entonces empecé con el resto. Pero el coche y el tiempo para las sesiones son mis principales hándicaps, aunque hoy he podido hacer la primera sesión, animado por el siguiente vídeo, y no ha habido suerte. Creo que el problema está en el hide, que debe pasar más desapercibido, así que a solucionarlo.




Francamente no sé cuándo podré volver a intentarlo, es un proyecto que me hace mucha ilusión y en el que más metido he estado así que de momento voy a seguir con ellos hasta que lo consiga.


¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


sábado, 21 de noviembre de 2015

Toponimia popular





¡Hola amigos!



Seguimos con las publicaciones alternativas cuando no puedo conseguir material fotográfico.

En esta ocasión recupero unos mapas de Quintanilla del Agua que hizo mi tío Jose sobre la toponimia del pueblo, preguntando a Román, un pastor ya retirado.

La toponimia consiste en el estudio etimológico de los nombres propios de un lugar. Su origen está habitualmente ligado a algún aspecto físico o material del sitio en cuestión.











Me ha parecido oportuno publicarlo ya que el desuso hace que estas cosas caigan en el olvido y creo que es una riqueza popular inmaterial que tenemos que conservar.

Es curioso cómo cuando hablas con la gente mayor, reconocen con claridad los lugares por estos nombres, como si hubieran estudiado en la escuela (los que pudieron ir) la asignatura de geografía adaptada al pueblo.

Por último, decir que el día 17 vi un halcón peregrino volando sobre el pueblo en el único momento en el que la niebla se levantó. Al día siguiente, volví a verlo cicleando sobre el pueblo por la mañana, y por la tarde era un gavilán el que meneaba a las palomas de un lado a otro, sin lanzar ningún ataque ninguno de los dos.

Podemos dar por cerrado el tema fenológico ya, esperando eso sí el regreso de las cigüeñas a lo alto del campanario, una temporada más.


Seguimos atentos y esperando oportunidades. 

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


sábado, 7 de noviembre de 2015

Cuando cae la noche



¡Hola amigos! 



Estos días en los que la lluvia y la escasez de luz hacen más complicado encontrar cosas, he decidido salir al atardecer y buscar otro tipo de fauna que se mueva por la noche, y algo he podido ver.

En el cauce de un pequeño arroyo que corre por un molino abandonado del pueblo se suelen ver anfibos. Entre los más abundantes, salen al camino colindante los tritones jaspeados:


Tritón jaspeado

Tritón jaspeado

Tritón jaspeado

Pero para mi sorpresa, también me encontré con otro anfibio que no había visto nunca y resulta ser un gallipato. Este tritón es un endemismo de nuestra península y de la costa marroquí, y por el Norte no es tan abundnte:


Gallipato

Este anfibio, junto con el rabilargo y el chotacabras cuellirrojo, son especies que al parecer tienen en el valle del Arlanza el límite más norteño que alcanzan.

Otro anfibio que he visto es el sapo corredor, más abundante en general.


Sapo corredor

El jueves, que es cuando estuve fotografiando los anfibios, pude ver también unos cuantos mamíferos nocturnos del tirón, por una carretera haciendo tiempo para que salieran más anfibios:

Gineta 1
Jabalí 4
Corzo 3
Zorro 1

Y mi padre vio 1 tejón no muy lejos, casi nada.

Pero lo que más me ha emocionado de lo que he visto esta semana ha sido lo que ha pasado esta misma tarde, en una vuelta que he dado por el valle del Arlanza con Fernando Román.

Nada más salir del pueblo, 1 ardilla correteaba entre unos chopos sobre otro arroyo.

Y antes de que se metiera el Sol, hemos podido ver en un recóndito y secreto enclave al Gran Duque, al búho real. Un vuelo silencioso desde una atalaya hasta el corazón del vallejo, perdiéndose entre las sombras, eso es lo que se me ha quedado grabado. Esperando a que oscureciera, hemos dado una vuelta por el entorno y una hembra de halcón peregrino ha fallado un lance de caza ante nosotros y se ha marchado. Al volver, hemos intentado escuchar al búho pero no ha querido cantarnos nada.

En fin, una experiencia increíble. La primera vez que veo a este súper depredador y desde luego no se me va a olvidar nunca.

La Naturaleza no se para cuando oscurece, hay mucho más movimiento del que parece.

Para acabar, un bando de 30 grullas migraba ayer hacia el SO por el pueblo.


Espero que os haya gustado la entrada.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


sábado, 31 de octubre de 2015

En búsqueda del Otoño



¡Hola amigos!


Hoy os vengo a relatar, como si de un cuento se tratase, la llegada del Otoño.

*

Abro los ojos y el Sol me ciega, despierto en una vieja tenada dentro de un paraje frondoso. El sueño me ha transportado a un mundo paralelo con un único objetivo, encontrar al Otoño.

La temperatura es bastante suave y no corre ni una pizca de viento, pero aparece una sombra sobre mí que viene a darme la primera pista, ¡es un milano real! este clima no puede ser de verano.


Milano real

Me pongo en marcha. Por el suelo, me encuentro restos de seres que un día fueron y hoy ya no lo son. Fósiles, egagrópilas, huesos... Aún quedan, como si de huellas dactilares se tratasen, restos de la base de un anciano tronco quizás, partido por el rayo.






Poco a poco y sin darme cuenta, mis pasos me llevan a lo más espeso del monte. Sin quererlo, me veo rodeado de ramas por todas partes, intento buscar alguna referencia con el Sol pero los inmensos brazos de los árboles me lo impiden.




¡Musgo!

El musgo en los árboles suele crecer en la parte Norte. Ya puedo seguir una dirección y buscar un claro.








¡Al fin! 

Salgo del corazón del monte y me encuentro con un paraje arrasado. Ese claro del monte no es natural. Veo restos de ramas carbonizadas por el suelo. Parece que hace no mucho aquí ocurrió algo terrible.

Me acerco a un viejo tocón que, herido pero en pie, me susurra que el Otoño no ha llegado allí todavía, pasarán unos cuantos años más para que puedan recibirlo, así que prosigo mi camino.




Por esta otra parte el monte no es tan cerrado, pero cada poco, me sigo encontrando viejos y grandes esqueletos de unos gigantes que durante muchísimos años habitaron esa zona y que extenuados por el implacable paso del tiempo, expiraron. 

Ahora yacen en el mismo lugar que donde nacieron y siguen aportando cosas al monte. Aportan refugio a los pequeños lirones caretos. También le ofrecen un posadero al Gran Duque. En el costado más rugoso, se frotan y se rascan el barro los jabalíes después de bañarse. Y en las llagas de su piel, encuentro evidencias de que también recorre su corteza la silenciosa gineta.




Durante toda la búsqueda, infinidad de olores venían a mí para traerme recuerdos de la infancia. Las zarzamoras, el tomillo, las endrinas, los enebros...

Pero también sonidos. 

El monte está en calma pero de vez en cuando, sus seres se delatan. Dos corzos se ladran a lo lejos separados por una densa ladera de encinas. Decido esconderme entre las jaras ya que los cuervos han empezado a sobrevolar la zona y no quiero que me estropeen la búsqueda con sus graznidos de alerta.

Entonces, un pequeño duendecillo alado aparece frente a mí y con su agudo cantar, me confirma que voy en buen camino. 

¡Gracias reyezuelo!


Reyezuelo listado


En efecto, consigo encontrar una nueva zona despejada donde se escucha el fluir del agua. Me dirijo pues hacia el sonido del agua ya que estoy sediento, pero en un montón de piedras, una alucinación me sobreviene y se me aparece la inmóvil figura de una collalba gris en su atalaya.


Collalba gris

La alucinación me desconcierta un poco pues, si estoy buscando al Otoño, ¿qué hace una collalba gris aquí?. ¡Debería estar ya de camino a África! 

En fin, creo que el agua me va a venir muy bien no sólo para refrescarme el gaznate sino también la mente.




Me arrodillo en el arroyo y ya casi puedo confirmarlo. Esas hojas en el cauce son una nueva pista. El reyezuelo tenía razón. Cruzo el arroyo y al saltarlo, una rana común imita a mi reflejo y salta desde una piedra.

Llego a una pequeña loma. Tengo que pasar entre unos escaramujos que pinchan, pero creo que va a merecer la pena. Alcanzo la cima y, asomado desde una sombría encina...

¡Lo veo, es el Otoño, ya ha llegado, ya está aquí!




Y de la emoción, resvalo sin saber muy bien cómo y ruedo sin parar hacia el arroyo...

Entonces despierto. Estoy en mi habitación, todo ha sido un sueño. En la mesa del ordenador, suena un aviso de nuevo e-mail.

Me levanto y lo abro. No pone quién lo envía. ¡No pone nada! Sólo, un archivo adjunto. Descargando...




¡No puede ser! 

¡Soy yo buscando al Otoño!

¿Y si no ha sido un sueño?...

*

Bienvenido de nuevo señor Otoño.



viernes, 23 de octubre de 2015

Mes de preparativos




¡Hola amigos!



Este mes de Octubre está siendo muy entretenido para mí, aunque no se vea reflejado en el número de entradas publicadas. 

Por una parte he estado preparando un escenario para intentar fotografiar a los elanios, y por otra parte estoy escribiendo. Sí, estoy escribiendo sobre Naturaleza en un proyecto que me presentó mi tío hace algunos meses y en el que estoy colaborano. Se trata de elaborar un bestiario sobre el valle del Arlanza y yo me estoy encargando de la fauna.

El único bestiario escrito en castellano que se conserva data de 1570, titulado Bestiario de San Juan de Austria, fue escrito por Martín Villaverde y se encuentra en el Monasterio de Santa María de la Vid, aquí en Burgos.

En cuanto a lo visto durante estos últimos días, destacar la presencia de collalba gris aún a día de hoy. También he vuelto a ver a una pareja de mochuelos en su lugar habitual pero que hacía tiempo que no veía.


Mochuelo europeo


Mochuelo europeo


Cuando se acerca la última hora de luz solar del día, los corzos salen de sus escondrijos y se dispersan por todas partes formando auténticos rebaños. En esta ocasión un par de hembras:


Corzo (hembra)


Corzo (hembra)

Y esta misma mañana, un gavilán se ha paseado sobre el pueblo, cicleando incluso y asustando a palomas, gorriones y estorninos. Ya por la tarde, he vuelto a ver la misma escena, un día no ves nada y otro dos veces... (Foto con mucho recorte):


Gavilán (hembra)



Bueno, esto es todo por el momento. Espero que os haya gustado la entrada.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


domingo, 11 de octubre de 2015

Operación salida




¡Hola amigos!



Asentados ya en el mes de Octubre, la partida de las especies migratorias ya es un hecho, a excepción de esas otras pocas que la alargan un poco más.

Por lo general, el campo se ha quedado bastante pobre, pero las especies residentes siempre se dejan ver. Aquí una pequeña serie de ellas y después voy con unos datos:



Aguilucho pálido (macho joven)


Cernícalo vulgar (hembra)


Uno de los invernantes que ya abundan por aquí:


Milano real


Este otro pajarillo (uno de mis 3 favoritos), en una zona habitual. Espero poder conseguir un pequeño gran  reto con ellos próximamente.


Elanio común


Y el jueves, junto a una gran columna de buitres leonados, volaba alto este joven águila real que estaba siendo hostigado por un par de busardos ratoneros. Qué alegría verla de nuevo.


Águila real


También, decir que ayer por la tarde un grupo de 35 chovas piquirrojas cruzaron el pueblo con sus inconfundibles reclamos.

Y con respecto a la fenología, comentar que ya sólo le sigo la pista a 2 especies que aún siguen por aquí; los aviones roqueros y los papamoscas cerrojillos. El resto, ya están archivados en la página de fenología.


Bueno, esto es todo por el momento.

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...