lunes, 16 de febrero de 2015

Un lustro en la Naturaleza



¡Hola amigos!


 /!\  ADVERTENCIA  /!\ 

Está usted ante la entrada más larga de la historia, no intente leerla en 2 minutos.

A finales del 2009 empecé a seguir por internet las andanzas de una persona que se movía por el valle del Arlanza, registrando mediante citas y fotos toda la avifauna que veía en sus salidas. Lo publicaba en un blog llamado "Aves del valle del Arlanza"... Él es Alfonso Rodrigo, que poco después tuvo que cerrar el blog porque se marchaba a vivir fuera, y ahora administra "El Pernil". 

A mí siempre me había gustado la Naturaleza y los animales, y aquello me animó a crear mi propio cuaderno de campo virtual... y hasta hoy. Yo no podía abarcar tanto terreno como Alfonso, así que decidí centrarme en mi término municipal, aunque también visitara otros lugares con diferentes especies. A mediados de Febrero del 2010 empecé a publicar aquí, y poco a poco he ido aprendiendo cosas y conociendo gente del mundo de la Naturaleza, fotógrafos pero también naturalistas:


Foto con Luis Miguel Domínguez / Noviembre 2012

Por cierto, felices 52 para tí hoy Luismi.

En el ámbito de la fotografía, también he ido evolucionando, adquiriendo nuevos equipos y aprendiendo diferentes técnicas. Pero también hay mucho trabajo de campo que no queda registrado aquí y que sin embargo es una parte muy importante de nuestra afición.

Podría decir que fue así como empecé en este mundillo, y ya van 5 inviernos. Pero no he estado sólo, ya que aquí en Quintanilla hay otros 3 aficionados más a la fotografía de naturaleza; Ángel Velasco, Lolo Mata y mi hermano Darío Yáñez, así que siempre andamos planeando coas y avisándonos de lo que vemos por aquí. A Fernando Román también lo inlcuyo aquí.

Pues bien, quería publicar una entrada un tanto especial para celebrarlo y qué mejor manera, que hacerlo mediante la gente que he conocido gracias a esta afición. Todos son grandes fotógrafos de naturaleza que han pasado en Quintanilla al menos una jornada y cuya amistad se originó gracias a internet, pues no nos conocíamos de nada previamente. He conseguido convertir en amigos a quienes tengo como espejo y como maestros... casi nada.

Hace unos días, recibieron un correo mío con la idea que tenía para el post de hoy. Quería enfocarlo hacia un lector bauto (de aquí de Quintanilla) para que, leyendo sus vivencias, pudiera darse cuenta de la riqueza natural que tenemos en esta zona, y que tenemos que hacer lo imposible para conservarla y así, poder disfrutar de ella en el futuro. Pero también quería que el resto de lectores apreciara y conociera un poco más cómo es mi pueblo.

Empecemos por orden de visita:


Ramón Suárez. (Madrid):

"Jamás imaginé que cerca de Lerma, lugar por el que tantas veces pasé de camino a Cantabria, se escondería Quintanilla del Agua, un pequeño pueblo castellano donde conocí a tan buena gente con tantas cosas en común conmigo. Lo fascinante de este lugar además de su naturaleza y su gastronomía es el arte de los pueblos de su alrededor y del suyo propio del cual destaco el Territorio Artlanza y la artesanía del maestro Félix Yáñez.

Allí conocí a excelentes blogueros amantes de la naturaleza, la fotografía y las aves que me acogieron haciéndome sentir como en mi propia casa.

Quintanilla es uno de los mejores lugares donde observar buitres y muchas otras especies de aves: milanos reales y negros, abubillas, oropéndolas, picapinos, torcecuellos, anátidas… Y es del agua porque lo atraviesa el río Arlanza, otro hábitat singular para recorrer. Un lugar totalmente recomendado para disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad."


Foto con Ramón (centro) / Abril 2012


Jerónimo Milán. (Torre de Miguel Sesmero, Badajoz):

"Amanece un nuevo día. Los rayos del sol poco a poco van llenando de vida cada rincón del gran farallón rocoso. Por fin llegan a mi rostro, lentamente se derrite la escarcha acumulada en mi cuerpo durante la fría noche. El calor me alivia. Mis compañeros, cual si fuesen antiguas gárgolas, poco a poco comienzan a desperezarse. La noche ha sido larga y con temperaturas bajo cero, y es que en las cresterías, ya se sabe… es dura la vida en las alturas.

Poco a poco según avanza la mañana voy notando ese aire caliente que sube desde el valle, autopista aérea que me permite a mí y a mis compañeros, lanzarnos uno tras otro al abismo. Abandonar la roca que nos cobija, la roca de Ura, el gran desfiladero que es nuestra casa. Y la casa del halcón y del cernícalo.

Qué sensación la de ver la grandeza de la tierra a tus pies, qué sensación la de poder sentir el aire en tu cara y volar, volar libre. Rutina que día tras día nos lleva a elevarnos altos, muy altos en el cielo. Comienza el viaje, hay que volar en círculo mirando y mirando, escudriñando hasta el último rincón del suelo para encontrar algo que llevarnos al pico.

Y así poco a poco vamos sobrevolando el Valle, el valle del Arlanza, río hermoso y cantarín, verdadera arteria fluvial de la comarca. Encajonado entre frondosos bosques de galería, y en él, en la rama de un viejo chopo, diviso a una hermosa criatura. El Águila Calzada grita. Dice a todos que es la reina de aquella porción de bosque. Yo sigo, continúo mi viaje, y entre milimétricas choperas, como duendecillos, veo moverse a los carpinteros. El picapinos y su primo el pito real no dejan de deambular de tocón en tocón, como en una partida de tres en raya. Que hermosa es la vida ahí abajo. Y qué privilegio poder contemplarla desde el cielo.

A mis pies Quintanilla del Agua, tierra de buenas gentes, residencia de aves viajeras que hace poco retornaron de África para dar vida a espadañas y campanarios. Cigüeñas burgalesas que castañetean sus picos, poniendo la banda sonora a todo un pueblo.

Y yo sigo, no puedo ni debo parar, formo parte de un escuadrón con una misión definida. Hay que encontrar el sustento. Ya veo a lo lejos las granjas. Carne muerta que el hombre desprecia y que a nosotros nos da la vida.

Sobrevolamos ahora el espejo. Pequeña charca estacional cerca del molino en la que se me hace extraño mirar hacia abajo y ver el cielo infinito. Espejo desgarrado por la fugaz pasada de un fantasma. Un fantasma de carne y plumas, un fantasma de ojos de fuego que se posa en un árbol seco y monta la guardia. El azor lo llama el hombre, criatura que parece arrancada de lo más profundo del bosque.

Continuo viaje, y bajo mis alas el Arlanza, siempre el Arlanza. Patria del destello azul-turquesa que raudo y rasante lo recorre una y otra vez de lado a lado. Pescador insaciable de nombre Martín y belleza extrema. Tantas y tantas almas. Riqueza absoluta y natural la de esta hermosa porción de la naturaleza ibérica.

Por fin el lugar, Renovillas. Y la carne, nuestra carne, la que nos regalan cada día a cambio del destello de una cámara. Máquina que detiene el tiempo, que a modo de recuerdos, roba un instante, unos segundos de nuestras vidas. Bendito artilugio que cada día nos hace más leve el murmullo de nuestros estómagos.

Así transcurre la vida por tierras burgalesas, por la comarca del Arlanza, por pueblos nobles como Quintanilla del Agua, lugar en el que vivimos y del que participamos. Orgullosos de pertenecer a él. Por cierto he olvidado presentarme, yo soy uno más  de entre esos cientos de buitres que desde hace milenios  decidimos ligar nuestra existencia a estas tierras, tierras de Castilla.

Sin duda es la mejor manera que he encontrado de describir esta tierra y su naturaleza. Nada mejor que hacerlo desde los ojos de la más popular de sus criaturas. Los ojos de uno de los hermanos del viejo pueblo de los buitres."


Ramón, Darío, Jero, yo, Jorge, Lolo y Ángel / Septiembre 2012



Ana Mínguez. (Madrid):

"Hace un tiempo tuve la suerte de poder compartir una jornada de campo por Quintanilla del Agua con Isra y su gente. Tengo que decir que fue un día maravilloso en el que hubo una fusión perfecta entre bautos, madrileños, arte y naturaleza. Contemplar la belleza que deja a su paso el rio Arlanza, el arte del escultor Felix Yáñez con su ART-lanza una recreación de un pueblo castellano de gran belleza en el que queda reflejada la constancia y devoción de su creador y la agradable caminata por el cañón del Ura hasta Castroceniza.

También tuve la suerte de ser invitada a una carroñada de la cual me traje estupendas imágenes de Buitres y otras rapaces... Todo un espectáculo de la naturaleza... Buena comida, que más se puede pedir. Que dar las gracias y que espero volver algún día..."


Foto con Ana en Castroceniza / Junio 2013


Guillermo Muñoz. (Madrid):

"Fuimos Ana Mínguez y yo, dando un paseo por el Cañón de Ura  acompañados de Lolo, Ángel, Darío e Isra, llegamos hasta un pueblo semi-abandonado, Castroceniza, recorrimos sus callejuelas y llegamos hasta la ermita. Un paseo precioso, siempre viendo buitres alrededor nuestro.

Después nos fuimos a hacer fotos a una carroñada, la primera vez que en mi vida veía ese espectáculo tan cerca de mí, a escasos 20 metros, no olvidaré el ruido de los buitres leonados, más tarde estuvimos haciéndoles fotos en vuelo. Otra auténtica pasada cómo se oye el roce de las alas con el aire. Estuvimos también en un hide de Lolo esperando al milano pero no quiso bajar, se posó en unos árboles cercanos.

Más tarde nos acercamos a ver un pueblo muy singular realizado por Félix Yáñez, una auténtica maravilla que habría que darle más publicidad a nivel nacional, qué trabajo, qué detalles, qué ganas de mantener lo que fue esta comarca para generaciones venideras que no pierdan sus raíces, bueno merece la pena ir a verlo es “ sin palabras”, volveré a ir a enseñárselo a mi familia.

Gracias a Isra a Darío a Ángel y a Lolo por ser tan buenos anfitriones, ha sido un auténtico placer conoceros en persona y saber que hay más gente en otras comunidades con los mismos gustos que uno mismo, eso nos une mucho…"



Carlos Rossi. (Bailén, Jaén):

"Mi visita a Quintanilla empezó bien nada más llegar y ver por la carretera un abejero, especie que en mi tierra sólo veo durante el paso migratorio, como un augurio.

Ir al hide de Lolo fue la leche al ver que ya estaban los buitres posados en los campos esperando, y sobre todo lo poquísimo que tardaron en bajar a comer. Al margen de lo fotográfico, presenciar una carroñada era algo que me hacía especial ilusión, y fue un espectáculo ver en primera persona ese jaleo de gritos, empujones y polvareda con jirones de carne que salían por los aires. Encima con los dos visitantes de lujo del verano, el alimoche y el buitre negro. A los buitres negros los he visto de cerca muchas veces, en vuelo, pero tener uno así de bien posadito y quieto para hacerle un buen retrato... impagable llevarme así una de las especies emblemáticas del monte mediterráneo de mi tierra allí en Quintanilla.

Como lector de vuestros blogs, me gustó mucho ver los escenarios en persona, como por ejemplo el territorio de la calzada y el muladar."


Carlos Rossi en "Las Renovillas" / Julio 2014


"El Linse" mostrando orgulloso su buitre negro




Javier Valladares. (León):

"El pasado 6 de septiembre de 2014 estuve por segunda vez en Quintanilla del Agua. En la primera visita no me dio apenas tiempo a asimilar tanta información sobre ese pequeño pueblo castellano, por el que había pasado varias veces apenas sin fijarme en el camino de la cercana Covarrubias.

Me llamaron varias cosas la atención, desde luego que la fauna tan rica y variada que tienen, ya que fue el motivo principal de mi viaje, invitado por mi buen amigo Lolo Mata, embajador de lujo de esa localidad. Pero lo que mas me llamo la atención, fue la espectacular obra de Félix Yáñez y su familia, recreando un pueblo entero, realizado en gran parte con  materiales de desecho y reciclados. Realmente digno de ver, y todo un shock para alguien como yo que no esperaba encontrarse aquello allí.

La visita a las Renovillas, verdadera disculpa de esta visita fue realmente interesante. Yo no había visto nunca en mi vida tal concentración de buitres, y lo que se podía ver  sobre nuestras cabezas fácilmente superaba los 300 ejemplares. La situación privilegiada de las Renovillas, sobre un cerro que domina un panorama amplisimo, hace que sea fácilmente divisable por las carroñeras desde kilómetros a distancia. Pero es que además ya se conocen el sitio, 

Para finalizar, como no, he de hacer referencia al rio Arlanza y sus riberas, que es un verdadero oasis de fauna y de vida. 

Una villa sorprendente, la verdad, y que recomiendo conocer a los viajeros de interior."


Foto de Javi Valladares (de verde) / Septiembre 2014


Martín pescador afotado por Javi en el Arlanza / Septiembre 2014



Javier Conejero. (Mérida):

"Me pide mi amigo Isra Yáñez que cuente mi experiencia por Quintanilla. Mi experiencia se basa en un fugaz fin de semana que pasé el año pasado allí, donde además de encontrar excelentes personas, impresiona la cantidad de aves carroñeras que hay en la zona, sin duda atraidas por esas explotaciones ganaderas abundantes allí.

Pude fotografiar por primera vez al buitre negro, en compañía de amigos, algo que no olvidaré jamás, a parte de la sensación de estar rodeado a escasos metros por mas de 200 buitres leonados.

Un lugar fantástico para pajarear, muy recomendable, además cuenta con varios hábitats totalmente distintos para disfrutar de la naturaleza y la observación de fauna. La zona de Ura para no perdérsela, menudos rincones tiene ese desfiladero.

Realmente me quedo con todo esto pero sobretodo con la hospitalidad y generosidad de sus gentes, con los momentos vividos en familia con mis amigos de la zona.

Espero sin duda poder volver pronto a esa tierra de los buitres."


Javi Conejero, yo, Darío, Jero, Lolo y familias / Septiembre 2014


Impactante buitre negro el que captó Javi / Septiembre 2014



Bueno pues sí, llegamos al final de este larguísimo post/aniversario.

 Gracias amigos por colaborar y dedicarme un rato para escribir sobre vuestra experiencia, vosotros hacéis que la Naturaleza de Quintanilla sea un poco más reconocida con vuestras visitas y eso me anima también a seguir. ¡Ah y perdón por las molestias!

¡Un saludo a todos y hasta la próxima!


14 comentarios :

  1. Muchas felicidades y a seguir así y por ese río Arlanza que es precioso. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades Isra, a por otros tantos,bonita entrada, da gusto recordar momentos tan bonitos vividos entre buenos amigos, sobre todo relatado por ellos mismos.
    Saludos.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lolo,

      poco a poco haciendo camino. Parece que salió bien la idea, así de gusto jeje.

      Salu2!

      PD: La laguna ya está llenándose.

      Eliminar
  3. Queda más que claro que a todos nos encantó Quintanilla. Me llevé el retrato de buitraco negro en cuanto a naturaleza, pero sin olvidar que lo otro que más me gustó fue esa pedazo aula "vintage" que tenéis en el taller, como maestro que soy me pareció una joya.
    ¡Un abrazo linsero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos,

      me alegro de que así fuera, y además pudisteis afotar cosillas. La escuela aquí la tienes para cuando quieras jejeje.

      Salu2 Linse!

      Eliminar
  4. Muy bonitos los relatos Isra y encantada de haber participado en esta experiencia.. Un abrazo ;-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,

      muchas gracias por colaborar, me alegro de que lo pasaras bien por aquí.

      Salu2!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Hola Ángel,

      pues sí, buenos momentos los que hemos vivido y los que nos quedan.

      Salu2!

      Eliminar
  6. Felicidades fenónmeno. una entrada que te pone los pelos como escarpias. Cuantos momentos los vividos ya durante este tiempo, tanto en tierras burgalesas como en tierras extremeñas. para mi fue toda una suerte el conocerte y me siento muy afortunado de contar entre mis amigos con una persona como tu. Siento cierta química contigo desde siempre y es un placer verte progresar en este mundillo. ahora con el nuevo juguetito seguro que nos esperan grandes entradas en un futuro. Un fuerte abrazo y denuevo muchas felicidades y gracias. gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jero,

      han sido unos momentos inolvidables, el primer año que fue el de conocernos no se me borra ya de la memoria... Gracias por enseñarme cosas y ayudarme a progresar, todos aprendemos mucho de tí, maestro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Isra, felicidades por esos 5 añazos de blog!!
    Como bien sabes y muy a mi pesar tuve que abandonar tanto mi blog como todos los que seguía, las circunstancias de la vida, el poco tiempo libre, el trabajo, la falta de material para publicar... espero que tanto tú como el resto de blogueros lo comprendáis.
    Hoy he tenido un poquito de tiempo y me he acordado de tu blog, grata sorpresa encontrarme con ese entradón de la reina de las águilas.
    Después de leer esta entrada y recrearme en las fotos, mi mente se ha inundado de recuerdos, de recuerdos de grandes momentos vividos allí en Quintanilla junto a tí, junto a los Bautos, junto al resto de amigos de la "Secta pajaril". Momentos de naturaleza, momentos de amistad, momentos inolvidables e insuperables.
    Un placer haber recordado por un momento esas vivencias gracias a tí Isra. Ojalá dentro de 5 años vuelva a comentar otra entrada como esta
    Un fuerte abrazo amigo y gracias por incluirme en una entrada tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramón,

      muchas gracias!!! La fotografía de Naturaleza si de algo requiere es de tiempo, y a veces las obligaciones impiden que le dediquemos ese tiempo, lo primero es lo primero.

      La verdad es que aquellos momentos son imborrables, vosotros fuisteis quienes disteis el primer paso, en venir a conocernos a Quintanilla, y de ahí surgió todo... Me alegro de haber podido transmitir esos sentimientos con esta entrada de aniversario.

      Abrazos y recuerdos a la family, nos veremos pronto!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...